miércoles, 22 de octubre de 2014

El error de Psique

Tan hermosa era Psique , que Afrodita presa de los celos que sentía hacía ella, envío a su hijo Eros para que le lanzara una flecha con la única finalidad de que se enamorara del hombre más cruel y terrible que existiera.
Sin embargo , cuando Eros vio a Psique , quedó tan entusiasmado por su belleza... que en un descuido se clavó su propia flecha y fue él quien se enamoró de ella.
Ante tal despropósito y ante el temor por haber incumplido las órdenes de su madre , Eros esperó a que Psique durmiera ,y sin que nadie lo viera se la llevo a su palacio del Olimpo. Lugar donde la amaría y complacería con una sola condición, ella nunca podría ver su cara , ni debería indagar sobre su identidad.
Agasajada como una reina durante los días , y amada como una Diosa durante las noches, Psique sucumbió  al amor de Eros y cayó rendida a sus píes.
No obstante , aun teniendo a su alcance todo lo que quería , la añoranza que Psique sentía por sus hermanas era tal , que pidió  a Eros que la dejara pasar un rato con ellas.
Deslumbradas ante la situación en la que encontraron a Psique , y alucinadas con la historia que ésta les contó, las hermanas comenzaron a dudar sobre quien era ese hombre, hasta que la convencieron para que rompiera su promesa y averiguara quien era el monstruo o ser que tenía junto a ella.
Psique no tardó  en salir de la duda, y así fue como  durante la noche , mientras Eros dormía a su lado ,  encendió una lampara de aceite para descubrir a su amado.
Psique ,al quedarse tan sorprendida por  ver el rostro más hermoso que jamás hubiera imaginado,  sin querer ,derramó una gota de ese aceite sobre el hombro Eros , despertándolo de su sueño y depertando en él una ira desmedida que lo hizo enfurecer y desparecer para siempre.
Una vez que Psique fue consciente de la situación, desconsolada hizo todo lo posible por mostrar su arrepentimiento y recuperar a su amor. Suplicó a Afrodita, descendió al inframundo, apaciguó a Cerbero, pagó a Caronte, encontró a Perséfone, y...cayó en el "sueño estigio".
Sueño del que Eros la despertó , porque la había perdonado.

Como veis , da igual que contemos una historia de la mitología griega,
o que hablemos de la actualidad. 
Los "ingredientes" de toda historia de amor podrían ser los mismos,
 lo único que siempre va a cambiar es el final. 
Un final que solo dependerá de una sola cosa, de que el amor sea verdadero. 
Porque el verdadero amor , es el único que todo lo puede y todo lo perdona.


Un besito y ... "con cualquier cosa estoy mona!"





2 comentarios: