sábado, 19 de abril de 2014

Gabo, para siempre.

Hay escritores a los que se lee, y hay escritores de los que se aprende.
Cuando nos contó la "Crónica de una muerte anunciada", de él aprendí..... que una historia no deja ser  interesante porque se empiece por su final.
En sus "Cien años de soledad", aprendí de él ... que hay lugares como Macondo, que pueden existir aunque no aparezcan en los mapas.
Con "El amor en los tiempos del cólera", me demostró que quien consigue es el que persevera.
También me enseñó que son doce los cuentos peregrinos, que se puede tener noticias de un secuestro, que hay coroneles en laberintos y coroneles que no tienen quien le escriba, y que además del amor, hay otros demonios.

Pero aún le queda mucho más por enseñarme, porque aún me quedan muchas de sus obras por leer.
Al igual que me quedan muchas de sus citas por encontrarme, como ésta con la que me "tropezado" esta noche , y que me ha hecho pensar... que es demasiado verdad.
Hoy además de decir que "con cualquier cosa estoy mona!", quiero dejar por escrito que Gabriel García Márquez ha sido uno de mis escritores preferidos desde que me inicié en el fabuloso mundo de la literatura.

Gracias Gabo, por tu legado.
Un legado del que siempre dispondremos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario