Cartas de amor - Concurso de San Valentín


Tienes razón cuando a veces me reprochas que no te digo que te quiero. Y es más, y tú lo sabes, que mi manera de quererte la entendería muy poca gente, pero eso no significa que no te ame.
Te quiero cuando, entre amigos, y sentados uno frente al otro, me guiñas un ojo y me sonríes. Cuando pasas por mi lado y me acaricias el cuello o me sorprendes con un beso inesperado. Cuando nuestras manos se entrelazan y tus dedos acarician los míos con dulzura. Cuando me miras y tus ojos me hacen estremecerme. Cuando tus labios dibujan en tu rostro esa sonrisa tan inocente y a la vez tan pícara que me muero de deseo. Cuando tomando mi primer café de la mañana descubro en un pos-it un "te quiero" tuyo.
Te quiero cuando pones interés en mis cosas. Cuando, sin resolver mis problemas, te haces cargo de ellos. Cuando me dices "no te preocupes, todo va a ir bien". Cuando compartes mis momentos familiares y volviendo a casa me cuentas que lo has pasado bien. Cuando me sorprendes hasta con una flor que has hecho de papel.
Te quiero cuando me deseas. Cuando veo en tus ojos ese brillo lujurioso que te despiertan mis curvas o mis muslos. Cuando juegas en mi vientre a dibujar corazones. Cuando dices mi nombre mientras me amas. Cuando me sorprendes en la ducha para enjabonarme la espalda y te quedas acompañándome. Cuando me despiertas a besos los Domingos. Cuando en el frío de la noche te acurrucas entre mis pechos.
Te quiero cuando en la distancia, oigo tu voz por el teléfono. Cuando me cuentas cuánto me extrañas. Cuando me hablas de los momentos nuestros que recuerdas al estar lejos de mi. Cuando me susurras tus ganas de mi. Cuando te sorprende verme en el andén de la estación a tu regreso.
Te quiero. A mi manera, pero te quiero.
Feliz San Valentín.

Mª Carmen Pérez Peñalva










¡Qué te quiero vida mía desde el día que llegaste junto a mí!

Esto es lo que le dice mi padre a mi madre continuamente. El resto de la familia nos hemos apropiado la expresión, aunque en mi caso, ese día no ha dejado ninguna impresión. Por suerte o por desgracia no puedo dar detalles del momento, el lugar o las sensaciones que tuve cuando conocí a mi gran amor. No puedo contar nada sobre algo que ni yo ni nadie recuerda. Parece increíble que un momento decisivo en la vida de tantas personas no haya dejado huella, pero es cierto, nadie se acuerda. No lo recordamos los protagonistas, mi marido y yo, ni los secundarios, la pandilla del pueblo. Sólo tenemos una vaga sensación de que el mismo día en que conocí a Aquel otro, estaba acompañado de alguien más, al igual que el mismo día en que él conoció a Aquella otra, puede que yo estuviera con ella. 

Nuestro recuerdo es una sombra.

Lo que sí ha quedado fijado en nuestras mentes es que siempre estuvimos ahí, el uno para el otro. Porque él y yo fuimos amigos antes de ser cualquier otra cosa, y hemos sido de todo. Fuimos paño de lágrimas y hombro acogedor cuando lo de Aquel otro y Aquella otra se acabó. Fuimos cómplices en la búsqueda de Otro más y Otra más. Y de Otro más y Otra más.
Y luego fuimos amantes, porque lo del otro y la otra era algo que no nos llenaba. Y dejamos de serlo, a pesar del deseo, porque los amigos no se tocan aunque se mueran por ello. Y queríamos ser amigos. Y lo éramos. Y porque lo éramos nos dejamos de ver durante tres años. Y no nos dejamos de recordar ni un solo día.
Tres años cuando tienes veinte y una gran vida social, no se pasan bailando como dice Alaska. Tienes novio y él tiene novia. Sabes que tu corazón es suyo porque tienes el de él. Pero crees que eso es amistad, de la buena, de la que dicen que no existe entre un hombre y una mujer. Yo estaba enamorada y me iba a casar en cuanto acabara la carrera. Él casi que antes. Tres años sin vernos, sin hablarnos, sin olernos, sin tocarnos,… demostrando al mundo que nos olvidábamos.
Tres lentos años y de repente, todo tan rápido. Me decido a presentarle a Último otro. Los veo a los dos juntos. No hay color. Tampoco lo hay para él. Cuando acabo de dejar a Último otro me llega la buena nueva de que él acaba de terminar con Última otra.

Nuestro recuerdo es una sombra. Pero nuestra realidad es una roca.

De eso hace veinte años. Veinte años viéndonos, hablándonos, oliéndonos y sí, tocándonos. No tenemos imagen mental de cuando empezó lo nuestro, pero tampoco tenemos visión del final. Yo sólo de pensarlo me quedo sin aire…muero.

¡Qué te quiero vida mía desde el día que llegaste junto a mí!

 Cloti Montes




Hola mi amor:
Lo único qué persigo en está vida es la sinceridad. Creo qué en este mundo de locos, lleno de mentiras, nos iría un poco mejor si fuésemos capaces de mirarnos a los ojos y hablar con el corazón en la mano. Todo funcionaria mejor. Y su encima pudiéramos ser capaces de amar sin medida, entonces si nos iría francamente bien. AMOR Y SINCERIDAD. SENTIMIENTO Y TRANSPARENCIA. Parece fácil pero no lo es. Y eso fue lo qué me gusto de ti, el "sin mentiras" y el "esto es muy, muy, muy de verdad". Podría haber sido fácil habernos mentido, pero no ha sido así, y no puedo más qué agradecértelo.
Tengo en mi mano la certeza de tu amor, te dije en una ocasión, y aunque ahora ese sentimiento se me antoja lejano, sí qué sigues mostrándote tal cual, real.
Todo volverá algún día a la normalidad y puede qué nuestras vidas sigan paralelas, pero te quise siempre, te busqué siempre y te encontré siempre. No me da miedo decir mi verdad, eres el hombre de mi vida, porque cómo dice la canción, te conozco desde siempre y nadie podrá ocupar ese lugar.
Se qué no te asustan mis palabras ni mis sentimientos, por eso me siento tan cómoda al escribirlos y mandártelos.
Esto es lo qué siente mi corazón, mi vida, y esto te cuento hoy.
Te quiere.
Ana M.

Ahora tengo miedo de soltar tu mano,
me acostumbré al calor de tus brazos
y al poder de nuestros lazos.
Me da miedo no oir tu voz,
me acostumbré a seguir tus pasos,
...
y a caminar entre espinas
con los ojos cerrados.

Maru Rey Hermoso

Nos conocemos desde hace más de medio año, o eso me contaste la última vez que viniste a verme al hospital, ayer, aunque aún no puedo organizar mi memoria cronológicamente. Todavía no.
Creo que tuve un accidente, de esos aparatosos, una caída fortuita y un golpe en la cabeza. No te recuerdo. Tú me miras y me hablas y me coges de la mano. Siento un cosquilleo pero no lo reconozco como eso que tú llamas amor. Más bien es desconsuelo, tú eres un desconocido para mí. Los médicos me han diagnosticado una pérdida de memoria transitoria.
Te miro. Me recuerdas, siento que quieres besarme. Cierro los ojos, hoy estoy cansada.
Y abandonas la fría habitación del hospital, un día más.
Entendería que abandonaras, ni yo misma sé quien soy, las fotos y la música que me traes cada tarde no funcionan. Una noche más me quedo sola, envuelta en una cama supletoria chirriante.
Y regresas al día siguiente, esperanzado, un nuevo disco, una nueva historia, “cariño, el primer día que viniste a casa escuchaste esta canción”, pusiste los auriculares en mis oídos. “These days are better than that”, y me acordé de aquella tarde de calima, y te besé, y respiré, respiré ahora.
Gloria de Castro 







Siempre estuviste en mi.
Expresar con palabras mi sentimiento, mi pensamiento y mi devoción hacia ti, se me antoja harto difícil.
Si en el aire te intuyo o en la sombra te anhelo, mi corazón revolotea alrededor de tu pelo, acaricia tus manos y se posa en tu pecho, siendo entonces cuando mi alma queda vacía para alojarse en la tuya.
Lo supe desde el primer momento, esta vez era distinto, una sensación nueva, un aroma nunca olido, un color no descubierto, ese “algo” al que no ponemos nombre, porque resulta incalificable por desconocido, pero que me eleva a mi mejor versión.
Desconozco si tu sientes lo mismo, pues de ello nunca hablamos, y no pretendo con esto que me des una respuesta, pues el simple atisbo de duda turbaría mi equilibrio, siendo por ello que descanso en el confort de tu acogida, en el hueco que me prestas cada vez que en ti me alojo.
De esta forma, siempre vivo en la certeza que algún día nuestra historia llegue a su fin, y es por eso que te amo, te deseo y te disfruto como si el mañana fuese el último, como si tus te quiero fuesen para mi una utopía y tu voz en mis oídos la quimera de un largo sueño.
Porque es en este preciso momento cuando descubro, que tu ya estabas ahí, incluso antes de conocerte, siempre estuviste en mi. 
Rocío R.T.

Una carta de amor¡¡¡¡ Que difícil¡¡¡ como describir el amor....se aman tanta cosas ..... Pero si hay que escribir una carta de amor a tu pareja la cosa se complica.... sobre todo si tienes dos hijos, ellos son los que ya abarcan todo tu amor, tu vida , tu ser .....

 Pero se supone que esto va dedicado a nuestra pareja no???

 Que puedo decir....llevo más de 25 años con el, mi compañero, mi marido, mi amigo , el padre de mis hijos, un ser al que adoro, al que admiro  y del que después tanto tiempo, puedo decir que sigo enamorada.

Nuestro amor comenzó muy temprano, apenas 16 años, pero desde el primer dia supe que era el hombre de mi vida....mi compañero de viaje, el padre de mis hijos....

No vamos a decir que todo ha sido un camino de rosas, ¡¡¡ni mucho menos¡¡¡ pero con respeto, cariño y sobretodo muuuuuuuucho amor la vida es mucho más fácil.

 Después de tantos años, tantas vivencias,  solo puedo darte las GRACIAS….gracias por haberme dado dos hijos maravillosos, gracias por estar a mi lado , gracias por apoyarme, comprenderme, gracias por ser como eres ....Te adoro, te admiro, te amo¡¡¡¡ Te amo como el primer dia y siempre, siempre seré tuya.... ERES MI VIDA¡¡¡¡  

Ángeles Lama.







Mira que hora es...me voy a la camita hecho polvo, y en un rato tiraremos para Manzanares (Ciudad Real). No te mando un whatsapp, no sea que te despierte...y tienes que descansar después da tanta emoción junta y tan poco descanso esta semana, nuestra primera semana. Recordaré el 22 de Junio de 2012 el resto de mi vida, no lo dudes...y estoy feliz, completamente feliz dándole gracias a Dios por haberme permitido conocerte.Ahora es otra cosa, esto está ardiendo a toda velocidad y sin haber podido metabolizar el enamoramiento...la pasión que despiertas en mi, la ilusión que me has inyectado y como me has llenado de ganas de vivir y entusiasmo abanicándome con tus alas de ángel en cada momento, además de todo esto y de poblar mis pensamientos constantemente,pueblas ya también mi corazón. Ana, estoy empezando a sentir por ti un amor que ya empieza a no caberme en el pecho. Me gustaría que fueras feliz, ser tu complemento, tu compañero, tu confidente, tu hermano, tu amante, tu niño pequeño...quiero ser tuyo y darte todo este cúmulo de cariño que llevo guardando tanto tiempo sin tener en quien depositarlo.Con tan solo pensar en ti, se estremece todo mi cuerpo, no soy capaz de dominarlo ni dominarme, ni administrar estos sentimientos, porque son la primera vez que están en mi en toda mi vida. ¿Cómo se hace?..guíame te lo ruego,con tu sonrisa, porque me gustaría hacerlo todo correctamente, a tu gusto y no se realmente como debo hacerlo, quererte todo lo que me dejes y darte todo lo que tenga y un poco más.Siento que te quiero tanto que desafía toda lógica y sentido común, siento que me muero por ti y me siento totalmente vulnerable, indefenso ante esto, pero no te pido nada, sólo que seas tú, Ana, mi vida.Me voy a soñar contigo y mañana en cuanto me levante me pondré a pensar en ti.Un millón de besos.

ANA RUBIO, mi recibida carta de amor ayyyyyy

 


NO QUIERO UN AMOR DE PAPEL
No quiero nada más que la luz de tu mirada, el resplandor de tu sonrisa, el calor de tus abrazos, la sensación de tus caricias.
No quiero nada más que comerte el corazón a besos, acurrucarte el alma con mis caricias y perderme en tus mañanas.
No quiero promesas de amor eterno, ni falsos juramentos, tan solo quiero cerrar los ojos y vivir en tu recuerdo.
No quiero hermosos cumplidos, ni falsas adulaciones, tan solo quiero estar presente en tus sueños.
Tan sólo quiero que seamos capaces, de escuchar el murmullo de nuestros silencios, de sentir la sintonía de nuestros cuerpos y perdernos en, la inmensidad, de ese firmamento, que está ahí para que ambos lo disfrutemos.
No quiero que seas mi príncipe encantado, ni yo la princesa de tus sueños, tan solo quiero un amor real, de carne y hueso.
Un amor que lata, que vibre, que sienta, que no se muera, a la primera de cambio, con el tiempo.
No quiero un amor eterno, ni un amor de cuentos, yo lo, único, que quiero es vivirlo, disfrutarlo y saborearlo en el momento, a cada momento.
No quiero nada que no sea verdadero, ni que no se lleve muy adentro, yo no quiero un amor de juguete que cualquiera pueda romperlo.
Quiero a alguien que me ame sin resentimientos, a alguien que vea más allá de lo externo y que me lleve a un mundo no perfecto, simplemente a un mundo real, pero que sea nuestro.
No quiero un amor de papel, ni de anillos en el dedo, no quiero un amor de compromisos rotos, ni de palabras al viento. Yo quiero un amor de verdad, lleno de sentimientos.
No quiero un amor de juzgado de guardia, ni un amor de reproches, ni de verdades a medias, quiero un amor puro y sincero.
Un amor que me deje sin aliento, que encienda mis deseos y mate mis desvelos.

No quiero nada más que un cariño verdadero. Un amor que se pueda gritar a los cuatro vientos.
Te quiero
M. Begonia Caraballo 

Abro los ojos de todos los días y aún te adoro y te conozco. Pues cuando miro en mi,  se me despiertan las potencias de la intuición que me hacen repetir tu nombre. Porque aún me fascina contemplarte y  en mi memoria se separan las cosas como en una especie de sueño que sólo tus ojos refleja.
Dicen, que solo el instinto es conocimiento a distancia y mi instinto solo, de ti sabe hablarme. Y aún cuando,  en fragmentos  mi memoria destroza nuestro pasado, a cada paso que doy,  mi instinto me dice que es irrelevante el aire que respiro, y que dormite tan sólo en aquel fragmento en el que, por ti, perdí el aliento.
Así,  mi niña, mi partidaria solo la sensación es mi forma de  de ser consciente de que por ti vivo. Porque solo tú eres mi ilusión, por eso inspiro profundamente, disfruto de este pequeño instante y te convierto en canción.
Inmaculada Malagón 









¿ COMO TE LO PODRIA DECIR?
ME GUSTAS NO SOLO POR LO QUE ERES SINO POR LO QUE SOY CUANDO ESTOY CONTIGO.
Nuestro amor es fuerte y frágil a la vez. Como un corazón de cristal que llevamos en nuestras manos cuidándolo para que no se rompa jamás.
Fue sincero desde el primer día, desinteresado, inocente y hermoso. Nació puro y joven, como éramos entonces y ahora es maduro y sólido.
Sé que no voy a cambiar esos pequeños defectos que a veces me sacan de quicio pero hasta en esos momentos te quiero y no dejas de gustarme.
Es un sentimiento primario, que me atrae a tí, que no puedo negar ni quiero, que nos une y nos hace vivir día tras día queriéndonos y deseándonos.
Qué nos importa la gente que mira a la tierra y no ve más que tierra. Hablemos de nuestro amor, de nuestra forma especial de ver las cosas.
Y todavía me parece increíble que después de 23 años sigas pareciéndome el hombretón más atractivo, inteligente y fuerte al que me sujeto para caminar por esta vida llena de turbulencias. Eres el que mejor me conoce, proteje y comprende mis sentimientos. Mi truhán y mi señor y por todo ello cariño.
TE AMO.
ELENA ARRIBAS 










En lo más hondo de mi ser, te estoy queriendo, ¿Qué sentimientos son estos que desconozco y me sorprenden sin avisar?
Que me abruman, me  hunden y sobrevuelan a la par??
Tú eres un relámpago de amor en alta mar, mi alma navega sin destino hacia no se que rumbo sin parar, navega sin una señal de luna nueva donde tu amor me lleva sin descansar.
Tu mirada, tus ojos, tu risa,  tu cuerpo, tu forma de caminar, son cosas que no puedo ni alcanzo a olvidar, es esa danza de tu cuerpo con el mar que me llama sin cesar, ese oleaje tuyo que me atrapa y revuelca sin poder escapar.
Niña por mas que pretendo olvidarte, más  dentro de mi te quedas, sin poderme soltar, eres como un sol en invierno y mañana si luz, fuego y agua, eres como un destello donde tu amor me lleva sin discusión.
Ahora no hay vuelta, todo me sobra y todo me falta si no estas, y vuelvo la vista atrás y lo acabo de comprender, he pasado de largo y el final de mi viaje solo puedes ser tú.


Natalia Romero







Me preguntas ...que es el AMOR?...te lo explicaré en pocas palabras.
Es caminar juntos aunque no lo estemos,andar en paralelo sin tropezar uno
con el otro.
Es un silencio compartido, contemplar un nuevo amanecer y saber que hay un
nuevo dia para compartir.
Ser para el otro el último y primer pensamiento del dia. 
Subir a lo mas alto solo con el roce de tus dedos,ver fuegos artificiales con el 
roce de tus labios, vivir en una nube sin despegar los pies del suelo.
Hacer de algo rutinario ,algo sublime.Hacer al otro la visa mas fácil y feliz,
sin que tu felicidad dependa de estar a mi lado o de mi. 
AMOR apasionado pero a la vez sereno, estar cuando tu me lo pidas y a veces 
estar...pero a cierta distancia.Ser capaz de hacer las mayores locuras. 
No ponerse barreras sociales o sicológicas ante el AMOR, 
y que sea solo eso AMOR.
 
 
Alicia Pascual Fontenla

 
 
    
     

9 comentarios:

  1. Esta dificil la cosa, el jurado lo tiene complicado.

    ResponderEliminar
  2. Pero cuantas cartas de amor!, que bonitas son y que envidia poder expresar las cosas de esta manera.
    Felicidades a las escritoras.

    ResponderEliminar
  3. No se puede expresar tanto sentimiento con tan pocas palabras. Me gusta mucho la de Maru Rey Hermoso

    ResponderEliminar
  4. Me gustan todas , pero me quedo con la 1ª, MªCarmen Perez

    ResponderEliminar
  5. Todas las cartas las he "copiado" y "pegado", con la única finalidad de no desvirtuar si una sóla de las comas o puntos que le habeis colocado.
    Pido disculpas , si al pasarlas al Blog, los encuadres no quedan demasiado bien .
    Pero inisisto, en que era la única forma para que las cartas no se modificasen ni un ápice.
    Suerte a todas, todas son preciosas y muchas gracias por participar .
    Besitos

    ResponderEliminar
  6. Todas preciosas, pero me quedo con la de mi Helen porque es que yo a su Francis lo quiero mucho. Besos Guapa. Cris.

    ResponderEliminar
  7. Todas preciosas, pero me quedo con la de mi Helen, porque yo a su Francis lo quiero mucho ea. bss.

    ResponderEliminar