martes, 9 de diciembre de 2014

Un árbol de recuerdos

Un año más , en mi casa se cumple la tradición de poner el Belén y el árbol de Navidad el día de la Inmaculada.
Y para poner el árbol ... qué mejor que una merienda entre amigas?.
Así que, cual pastorcillas que se acercan al portal llevando sus presentes, aquí se me han presentado mis niñas monas, cargaditas de pasteles , bombones y demás  ,y con muchas ganas de pasar un rato divertido y especial.


Porque ese es el secreto de cada cosa que se haga, convertirla en especial, en diferente , en algo... para recordar.
Y yo estas Navidades, cuando esté junto a  mi árbol , éste que aún queda por decorar porque con tanto reírnos y charlar ni se lo han tomado en serio ni "ná" , recordaré que forma parte de ellas.
Lo veré como un arbolito que formó parte de un año lleno de historias que tuve la suerte de compartir con ellas y much@s más , y lo miraré como un árbol formará parte de un año lleno de proyectos que seguro se  nos cumplirán.

Y de mi Belencito, poco tengo que contar, porque él sigue tal cual. Humilde y sencillo , y con poco más...

Un besito muy fuerte, a todos los que estáis decorando cada una de las ramitas de mi árbol.
Porque no hay detalles más bonitos, que esos que nos fueron llegando al alma ,y se fueron quedando guardados para siempre en entre nuestros recuerdos.
Detalles, que como os dije, ahora tengo que plasmar en figuritas para colgar de mi árbol , una tarea ideal que me va a tener entretenida casi toda la Navidad , mientras los busco y pienso que... "con cualquier cosa estoy mona!".
Feliz Semana!












No hay comentarios:

Publicar un comentario