sábado, 4 de octubre de 2014

Dejarlos ir.

Que me gusta cuando llega el viernes y suelto mi bolso en cualquier suelo que no sea el del Juzgado , porque yo eso de que se va el dinero, no me lo creo.
Y que me gustan esas charlitas que surgen, cuando se tiene un café por delante, y de las que tanto se aprende.
Porque mientras repicaban las campanas y opinábamos sobre  el comportamiento que mantenían determinadas personas, tal vez derivado de ciertos acaecimientos.... Sonia dio en el clavo al pronunciar estas palabras 
"A veces hay personas que no quieren estar en nuestras vidas, y nosotros no podemos obligarlas. Así que  lo mejor es dejarlas ir, y si algún día vuelven, entonces seremos nosotros quienes podamos decidir si dejar que vuelvan a ser parte de ella o no." 
Así de claro,evidente y espontáneo.
Como espontánea fue la sonrisa que  pusimos todas cuando vimos aparecer a nuestro compañero Salvador. Buen profesional donde los haya  y una buenísima persona ,que siempre nos ha demostrado estar en nuestras vidas cada vez que lo hemos necesitado.
Y como evidente era , que casi todas teníamos ganas de decir "con cualquier cosa estoy mona!" luciendo piedritas. Elena en su pulsera, Sonia en su chaqueta ,  yo en mi camiseta, y Ana ... tacones!.
Un beso para los que se quieran ir, y cientos de besitos  para los que se quedan!

No hay comentarios:

Publicar un comentario