domingo, 13 de julio de 2014

Pasiones que prescriben

Con gran convencimiento, ella me dijo...
"Mientras le justificaba lo INjustificable, le entendía lo INentendible, le consentía lo INconsentible y le toleraba lo INtolerable.... lo hacía porque creía que de esa forma  le iría ganando batallas a su amor. Y lo permitía, porque pensaba que de esa forma le terminaría conquistando el corazón.
Hasta que de  repente ,sentí una gran decepción.
Una decepción que ya no me daba opción a justificarle , que no me permitía entenderle, que no me dejaba  consentirle  , y que incluso me volvió intolerante. 
Amiga, una decepción , que desde el mismo instante en que la percibí , me hizo desertar. 
Una decepción que me ha hecho perder esta guerra. "

Con gran convencimiento, yo le contesté...
"Tú no has perdido ninguna guerra, bonita.
 Tú lo único que has perdido es una pasión no correspondida, una pasión que  perturba y hace padecer, una pasión que abate.
Una pasión, que afortunadamente prescribe.
Por eso, ahora no te tienes que sentir derrotada, sino todo lo contrario, ahora te tienes que sentir ganadora. Porque has vuelto a ganar tu preciada voluntad."

Y con mucho más convencimiento, ella me terminó sonriendo y diciendo...
"Me encanta saber, que además de los delitos, estas cosas también prescriben!"

Esta no es otra historia , que una historia mas de ese tipo de pasión que muchos hemos sufrido. Una pasión no correspondida , algo de lo que nadie nos han conseguido convencer , hasta que nosotros mismos nos hemos convencido.

Con esta entrada, publico el post número 500 .
500 veces que os he dicho "con cualquier cosa estoy mona!".
Y 500 post en los que hay un trocito de mí, y de much@s de vosotr@s.

500 besos!


3 comentarios:

  1. Este post número 500, es para un 10!.
    Quinientas mil felicitaciones, mona!

    ResponderEliminar
  2. Ni una escritora.....escribe tan bien....

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué maravilla de relato corto! Intriga, sensibilidad, ternura... ¿se puede pedir más?

    ResponderEliminar