domingo, 3 de marzo de 2013

Nuestro taller de galletas

Siempre he dicho que a  mi  Dios no me dio hermanas , pero me dio primas y un hermano para tener cuñada, con las que me lo paso divinamente.
Y al igual que siempre he pensado que  "con cualquier cosa estoy mona!", siempre he considerado que para divertirse no hay porque hacer grandes cosas.
Desde que hice mi curso de galletas, estaba deseando ponerlo en práctica, y que mejor manera que compartirlo con ellas. Así que ayer por la tarde entre todas nos hicimos con el material necesario para ello y organizamos un taller estupendo. 
Pero sin duda alguna , lo mejor de esta actividad es ver lo que disfrutan las más peques de la casa, la cara de emoción de mi sobrinita al comprobar como ella era capaz de hacer sus propias galletas , eso no tiene precio!.


En estos casos, no importa tanto el resultado (aunque las galletitas no quedaron tan mal), como los beneficios obtenidos. Unos beneficios que no son otros que relajarnos, reírnos y compartir el poco tiempo libre del de disponemos con aquellas personas a las que queremos.
Es curioso como a veces la felicidad se puede conseguir con un poco de harina, azúcar , mantequilla y un huevo , y es fantástico ver como una niña es feliz.

Besitos a Ángela y María , nuestras sobrinitas reposteras.

1 comentario:

  1. Yo me lo pasé genial!!! Gracias primita mona!!

    ResponderEliminar