viernes, 1 de marzo de 2013

No siempre somos culpables


Cada uno debemos sentirnos responsables de nuestros errores  y deberíamos subsanarlos en la medida de lo posible, pero si no existió  mala fe en nuestra conducta , nunca deberíamos sentirnos culpables por ellos.
Porque asumiendo responsabilidades se aprende, pero asumiendo culpas innecesarias  no conseguimos absolutamente nada. Lo máximo que podríamos obtener de este sentimiento es el temor a seguir avanzando.
El problema es que paradójicamente la autoinculpa se vuelve  más frecuente, cuanto mas responsable es la persona en cuestión , hasta el punto que llega a convertirse en algo inevitable.
Seguro que todos los que estamos leyendo este post nos hemos sentido culpables en más de una ocasión , y sin tener porqué.
Por eso, una vez analizada la conducta que dio lugar a la comisión de ese error, tal vez podríamos pensar que no fuimos culpables, que tan sólo fuimos víctimas de la inocencia , de una decisión errónea o de una confianza equivocada .Y tal vez deberíamos aprender a sustituir determinadas acepciones o sentimientos de aquí en adelante.



                                                                                          Porque..."con cualquier cosa estoy mona!"



No hay comentarios:

Publicar un comentario