domingo, 23 de diciembre de 2012

Engañando las penas

Se te puede olvidar un disgusto, se te puede pasar un enfado o te puedes quitar un dolor, pero ... las penas ni se olvidan, ni se pasan, ni se quitan . Las penas se quedan dentro de ti, y están contigo allá donde  vayas.
Por eso  lo único que podemos hacer con ellas es engañarlas y no dejar que sean más listas que nosotros.


Así que hoy os voy a hablar de un sitio en el que estuve el otro día con mis primas y nos invitaron a un mistela de naranja de esos que cuando te los tomas te pones de mejor humor.


 Un sitio que  no puedo evitar recomendaros , La Abacería de San Lorenzo en la C/ Teodosio-Sevilla.
Además de ser un lugar que tiene solera y en el que merece la pena recrearse  ,todo lo que hay allí tiene su encanto y está riquísimo. Os puedo asegurar que cada cosa que probamos me gustó y mucho , como sus creppes de pringá, sus croquetas de queso, dátiles y canela, sus hamburguesas de cola de toro y sus postres , de los que mejor no hablar  para que no entren ganas de ir a por ellos.

Y ahora que ya sabemos como y donde, sólo nos queda ser un poquito "embusteros" y engañar a nuestras penas  , o al menos entretenerlas para intentar pasar unas felices fiestas.
Besitos

Pd; Si la cosa no es muy seria, también se puede recurrir a aquello de ... "con cualquier cosa estoy mona!"

No hay comentarios:

Publicar un comentario